FRAC: el festival que te anima a callejear por Robres

El público ha vuelto a disfrutar de grandes actuaciones de calle.


Robres ha vuelto a vivir una gran jornada, gracias a una nueva edición del Festival Rural de Artes de Calle, producido por la asociación Artmósfera y financiado por el Ayuntamiento. A ellos, se ha sumado este año además el proyecto MAR (Mujeres Artistas Rurales).  

Ha sido la tercera edición de un certamen que desea seguir creciendo y consolidarse, con un objetivo muy concreto: dinamizar el medio rural a través de la cultura y el arte. «Queremos pueblos vivos», ha señalado una de sus promotoras, Berta Gascón, codirectora de la asociación Artmósfera. Y para ello, han ofrecido una programación de lujo, con espectáculos sorprendentes y artistas de carácter internacional. 

Al igual que en sus dos ediciones anteriores, las actuaciones han tenido lugar en espacios diferentes, desde la plaza a un frontón o la era, con el fin de mostrar diferentes rincones y dinamizar todo el casco urbano. Para guiar al púbico, ha habido un animado pasacalles de escenario en escenario. 

El Kote, de origen chileno y afincado en Francia, ha sido el elegido para cerrar a lo grande el festival. De hecho, su reto era aterrizar en mitad de la localidad con la ayuda de ocho voluntarios elegidos al azar.  

Antes, el ilusionista aragonés Civi-Civiac, con ‘El Gran Zampano’, ya había dejado a más de uno con la boca abierta. Las artistas Mariona González y Rosa Paradell, integrantes de Cia Tintilaina,  conseguían además el mismo efecto con sus acrobacias. «Cada año se superan», ha indicado la alcaldesa de Robres, Olga Brosed, al referirse a la calidad de la programación diseñada.   

Por la mañana, el festival, concentrado en una única jornada, ha incluido un mercado de productos artesanales con la participación de una veintena de integrantes del proyecto MAR (Mujeres Artistas Rurales). También ha habido talleres de magia, arcilla y chapas así como una exhibición de bodypainting. La actividad ha estado amenizada por DJ Luna Roja. Dixieland Blues Band ha sido además la formación encargada de poner música al pasacalles que ha guiado al público de espectáculo en espectáculo. El primero ha corrido a cargo de la compañía El Políglota Teatro, con un show de magia y clown denominado ‘Se busca tramoyista’.

«Ha sido una gran jornada, con muchos público y animación», ha señalado Gascón, poniendo el acento en la necesidad de mantener vivos los pueblos y atraer a artistas de nivel hacia el medio rural. «Cada vez son más los que se ponen en contacto con nosotros y muestran su interés por formar parte del festival», ha dicho.